El SEO (Search Engine Optimization) se ocupa del posicionamiento de la web sobre la que estemos trabajando en los mejores resultados de búsquedas orgánicos posibles, aquellos que NO son de pago. El SEO puede dividirse en dos grandes grupos, ambos de igual importancia, el SEO off-site y el SEO on-site.

El SEO off-site se encarga de los factores externos a la web sobre la que estamos trabajando, como por ejemplo la presencia en redes sociales, autoridad de la marca a posicionar o el número de enlaces entrantes que tenemos hacia nuestra web.

El SEO on-site, el que queremos destacar en este artículo, se centra en la optimización de la web para el motor de búsqueda en el que queramos posicionarla, habitualmente Google. Hablamos del tratamiento de las keywords, la optimización de la programación, la indexación del contenido, la mejora de la usabilidad de la web o la mejora del tiempo de carga, entre otros factores a tener en cuenta.

Un mejor SEO on-site ajudará a posibles clientes a encontrar su sitio web (aumentando con ello el número de visitas únicas), genera confianza y credibilidad, posiciona a su empresa con respecto a la competencia, ayuda a construir una identidad de marca positiva, impulsa su fuerza de ventas

En definitiva, una mejora del SEO on-site de la web de su empresa es una oportunidad para la mejora de resultados de su negocio.