Hace semanas en nuestra empresa hemos tomado una importante decisión con respecto a cómo queremos relacionarnos con nuestros clientes. Esta decisión ha implicado acciones  de rebranding que van desde la creación de una nueva marca comercial que ha sustituido a la anterior, hasta la implementación de un lavado de cara absoluto de nuestra imagen corporativa. La consecuencia de todo este proceso ha sido que nuestra marca, ATC, ha pasado a llamarse Idescopio.

Con este proceso hemos buscado conseguir una identidad corporativa que se ajuste como un guante a la idea de negocio que queremos transmitir con nuestra nueva marca comercial, Idescopio. Esta idea, no es otra que la de asociar nuestra marca a conceptos como la excelencia, la innovación, la colaboración o la creatividad, pilares básicos sobre los que se ha sustentado siempre los servicios ofrecidos por nuestro equipo de trabajo.

Con este artículo queremos presentaros nuestra nueva marca comercial a través del proceso que ha llevado a su nacimiento. Un proceso de rebranding que se sustenta en 3 fases fundamentales para su consecución: el naming o elección del nombre de la marca, el logotipo o arquitectura de la marca y el posicionamiento.

Rebranding Idescopio Naming

El nombre de Idescopio fue el elegido al ser, de las diferentes opciones barajadas, el que mejor define nuestra misión empresarial: “ser para nuestros clientes una herramienta que les permita encontrar ideas y soluciones a sus ineficiencias, derivadas de su gestión empresarial y sus acciones de marketing, y descubrirles oportunidades apoyadas en la búsqueda de su ventaja diferencial, mejorando con ello sus resultados empresariales”.

Con la arquitectura de la marca o logotipo, hemos intentado transmitir un mensaje de  transparencia, confianza y comunicación directa con nuestros clientes, dejando constancia que uno de nuestros principales valores diferenciadores está en la generación de ideas innovadoras capaces de crear cambios en los bienes, servicios y metodologías laborales y estratégicas en las empresas que confían en nosotros.

Finalmente, la última fase para la construcción sólida de Idescopio fue la conocida como posicionamiento, en la que teniamos que encontrar una asociación fuerte entre nuestra marca y el objetivo que el consumidor logrará al utilizar nuestros servicios. Este objetivo queda expuesto en nuestro slogan, que creemos que ha sido el encargado de cargar de contenido y personalidad a nuestra Idescopio: “Solucionamos ineficiencias, descubrimos oportunidades”.